jueves , 21 septiembre 2017

Home » Tu Escritura » EL PODER DE LAS PALABRAS

EL PODER DE LAS PALABRAS

marzo 23, 2015 10:46 am by: Categoría: Tu Escritura 4 Comentarios A+ / A-

EL PODER DE LAS PALABRAS

No cabe duda de que para comunicarnos necesitamos palabras, y que cada palabra suele tener varias acepciones, por tanto utilizarla en un contexto u otro puede cambiar su significado.

Cuando hablamos, nuestro tono, nuestros gestos… nos ayudan a transmitir lo que realmente queremos hacer llegar a nuestro interlocutor, sin embargo cuando escribimos no tenemos más herramientas que el término; lo que agranda aún más, si cabe, el poder de las palabras.

Comunicamos para ser entendidos, independientemente de los matices (querer decir mucho o nada, verdad o mentira, sentido o sobreactuado…) pero lo que sí es cierto es que cuando comunicamos lo hacemos con un objetivo claro de ahí la necesidad de  saber qué quiero contar y cómo lo voy a contar.

Afortunadamente, tenemos un lenguaje muy rico que nos ayuda a expresarnos adecuadamente, solo necesitamos conocerlo para hacer uso de él.

La mejor receta es leer y escuchar mucho, poniendo los cinco sentidos, para así tomar conciencia del uso de cada palabra.

Algunos errores muy habituales y que debemos evitar a toda costa son:

–          Confundir significados: hay muchos motivos que nos llevan a este hecho, uno puede ser los denominados “parónimos” es decir confusión del uso de una palabra debido a su similitud en forma o sonido, es por ejemplo el caso de “absorber” y “absolver”,  “aptitud” y “actitud”…

–          Ser imprecisos: no utilizar el término exacto que se identifica con la idea que quiero transmitir, por ejemplo “amigo no es lo mismo que conocido”, “ser experto no es ser listillo”, “información es distinto que conocimiento”…

–          Ser ambiguos: la ambigüedad léxica puede llevarnos a diferentes interpretaciones. Este acto habitualmente lo provoca la “polisemia” (multiplicidad de significados de una palabra: cabo, banco, gato…) y la “anfibología” (uso gramatical de frases o palabras que normalmente por su incorrecta estructuración dan lugar a equívoco o a dobles interpretaciones, por ejemplo si alguien dice “el oso del niño” ¿está diciendo que el oso es del niño ó que el niño es como un oso?). Es mejor dejar “las cosas claras y el chocolate espeso”

–          Utilizar palabras comodín: son aquellas fáciles de encajar que empobrecen el léxico mientras desperdiciamos la gran riqueza de matices semánticos de nuestra lengua, algunas de ellas son: “bueno”, “chisme”, “rollo”… términos genéricos y vacíos de contenido

–          Se redundantes: también conocido como “pleonasmo” consiste en añadir palabras que no son necesarias en una frase pues su significado ya está explícita o implícitamente incluido en ella, es el caso por ejemplo de “subir arriba”, “colofón final”, “abajo suscrito”… que recargan y enfatizan innecesariamente.

Las palabras son el vehículo que transportan nuestros pensamientos y sentimientos produciendo un impacto en el receptor. Un estilo elegante, una comunicación precisa y condescendiente, fruto de la reflexión, una armonía, una combinación agradable de palabras… son indicadores que reflejan nuestra personalidad, nuestras habilidades lingüísticas e incluso nuestro estado psicológico.

Alcanzar un dominio amplio del léxico nos ayudará, sin duda, a comunicar mejor.

 

¡ESPERAMOS VUESTROS COMENTARIOS!

UN ABRAZO.

PIEDAD.

 

Si te ha gustado este artículo y para ser el primer@ en enterarte de todas las noticias, entrevistas, artículos, consejos… publicados en PRUEBATE MAGAZINE...

¡Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín!

índice

En el momento en el que te suscribas recibirás de regalo, a través de tu correo electrónico, el vídeo tutorial: “El saludo: el arte de dar la mano”, por Marina Fernández Estacio.

Más información.

 

EL PODER DE LAS PALABRAS Reviewed by on . No cabe duda de que para comunicarnos necesitamos palabras, y que cada palabra suele tener varias acepciones, por tanto utilizarla en un contexto u otro puede c No cabe duda de que para comunicarnos necesitamos palabras, y que cada palabra suele tener varias acepciones, por tanto utilizarla en un contexto u otro puede c Rating: 0

Acerca de Piedad Garrido Rubio

Piedad Garrido Rubio es diplomada en Documentación y Licenciada en Periodismo, ambas por la Universidad Carlos III de Madrid. Siempre en continuo aprendizaje… entre su amplia formación complementaria destaca un Máster en Dirección de Comunicación, Relaciones Públicas y Protocolo, un Executive Master Business Administration, y una especialización en “Social Media Managament” por ICEMD/ESIC.Comenzó su andadura profesional en prensa segmentada de moda y estilo de vida, donde trabajó 12 años que le permitieron tratar con grandes marcas, conocer los medios desde dentro y las necesidades del periodista, así como la importancia de la imagen.Desde hace 10 años se dedica al mundo de la Comunicación Corporativa y las Relaciones Institucionales para empresas tecnológicas, donde ha abarcado todos los centros de conocimiento desde interno a externo pasando por gestión de crisis o protocolo.Su gran pasión es la Comunicación en todas sus vertientes… después viajar, descubrir lugares con encanto, la buena mesa, el arte, el coaching y el deporte.

Comentarios (4)

  • Piedad Garrido

    Gracias Paco por tu amable comentario. Yo creo que no está nada perdido, nunca lo está 🙂 hay que fomentar la lectura, en los colegios, en las familias… y acostumbrarnos a escribir siempre bien, que la inmediatez de las nuevas tecnologías no nos impidan eliminar las buenas costumbres, siempre hay que hacerlo de modo correcto… pues al final lo que creamos son hábitos. Un saludo!

  • Piedad Garrido

    muchas gracias José Manuel

  • Paco Castaño

    Enhorabuena Piedad por este nuevo artículo que compartes con nosotros.

    Apoyo completamente lo que dices sobre las peculiaridades del lenguaje escrito. No puedo estar más de acuerdo.

    Sin embargo lo que veo a mi alrededor es que cada vez se lee menos, que cada vez el vocabulario es más pobre y sobretodo que los nuevos medios de comunicación “entre particulares” tipo “mensajería instantánea” no ayudan nada ya que se trata a l final de escribir con las menos palabras y caracteres posibles.

    No sé cómo se puede fomentar el uso correcto del idioma y obtener todas las ventajas que describes.

    ¿Qué opinas? ¿Está todo perdido? ¿O volveremos a usar la riqueza del vocabulario?

    Muchas gracias.

  • Jose Manuel

    Súper interesante, excelentemente contado. Enhorabuena por el post!!

Deja tu comentario

scroll to top