viernes , 13 diciembre 2019

Home » Entrevistas » ALBERT BOSCH: AVENTURERO Y EMPRENDEDOR, SUS DOS CARAS.
ALBERT BOSCH: AVENTURERO Y EMPRENDEDOR, SUS DOS CARAS.

ALBERT BOSCH: AVENTURERO Y EMPRENDEDOR, SUS DOS CARAS.

julio 1, 2014 10:31 am by: Categoría: Entrevistas Deja un comentario A+ / A-
–          ¿Quién es Albert Bosch? 
 

Soy una persona que vive la vida intensamente, intentando liderar los proyectos que harán realidad alguno de mis sueños.

Soy un personaje híbrido con una larga trayectoria como Aventurero y Emprendedor.

Entre muchas otras aventuras, he cruzado la Antártida sin asistencia desde la costa hasta el Polo Sur (1.152Km. – 98% en solitario), he completado el proyecto ‘7 Cumbres’ (Escalar las montañas más altas de cada continente, con el Everest como punto final), he participado en 8 Dakars (2 en moto y 6 en coche), soy corredor habitual de Ultra Maratones, y he hecho más de 100 carreras o retos de diferentes disciplinas de deportes extremos.

Soy emprendedor desde los 26 años, y en 2004 fundé INVERGROUP, como plataforma para gestionar y promover proyectos en el ámbito de la energía y el medio ambiente.

En ambas facetas he conseguido algunos éxitos destacados, pero también acumulo un gran número de fracasos que acepto con orgullo y que forman parte inseparable de mi trayectoria vital.

Autor de dos libros:

–              “ESPÍRITU DE AVENTURA” – Los 7 retos del Emprendedor

–              “VIVIR PARA SENTIRSE VIVO” – 2.304.400 Pasos hasta el fin del mundo

Marina con Albert Bosh aventurero y emprendedor

Marina con Albert Bosh-aventurero y emprendedor

–          ¿Qué te parece la iniciativa de PRUEBATE MAGAZINE?  

Creo que es un gran proyecto y que tiene mucho sentido en un momento en el que la gestión de la “marca personal” adquiere una importancia fundamental para todo el mundo… cada vez habrá menos intimidad, por ello es esencial responsabilizarse de nuestra reputación en todos los sentidos.

–          Experiencia ERROR: cuéntanos una experiencia en la que tu imagen y comunicación te alejasen de tu objetivo.  

Mis asesores de comunicación me insistieron en tomarme muy en serio el tema de las redes sociales antes de empezar la expedición al Polo Sur, pero como estaba tan agobiado en los preparativos y era bastante escéptico al respecto, no lo hice.  No me puse en serio en ello hasta mitad del 2012.  Gran error.  Ahora veo que la gestión de las redes sociales es clave para toda mi estrategia, y por mi actitud cerrada, perdí una enorme oportunidad de comunicación en redes y de crecimiento en seguidores al no tener ni Twitter durante una expedición en la que en la web me seguían decenas de miles de personas cada día.  Si mi objetivo global pasa por mi comunicación personal, y para la comunicación personal es esencial la gestión de las redes sociales, no tener ni Twitter durante la expedición al Polo Sur fuer un gran error del que me arrepiento muchísimo.

–          Experiencia ACIERTO: cuéntanos una experiencia en la que tu imagen y comunicación te ayudasen a  conseguir tu objetivo.  

Un ejemplo muy reciente.  Acabo de cerrar el mayor patrocinio de mi vida, en un momento en que cuesta mucho que las empresas inviertan en proyectos de riesgo.  Y es un proyecto muy complejo, incierto y arriesgado.  Pero sin duda, mi imagen de fiabilidad, de seriedad y de profesionalidad tanto en la gestión como en la comunicación del proyecto, ha sido clave para poder transmitir la confianza suficiente a la empresa patrocinadora, como para jugarse en mi persona y en mi capacidad de gestionar proyectos ambiciosos un montón de dinero, y su propia imagen, a la cual representaré mundialmente durante un año como mínimo.

–          En general ¿qué importancia le das a la comunicación personal en el plano profesional?  

Para mi es el factor clave.  Tanto en el ámbito del emprendimiento como en el de la aventura, las capacidades y eficiencia en la comunicación personal marcan la diferencia, tanto a nivel interno (para liderar el equipo, gestionar el proyecto, vender, etc…), como a nivel externo (medios de comunicación, redes sociales, relaciones públicas, etc…)

Yo no fabrico un producto o servicio determinado; sino que mi producto y servicio soy yo mismo (por patrocinios, conferencias, campañas de imagen, etc…), y por ello la columna vertebral de mi estrategia profesional pasa por la comunicación personal.

–          Como empresario y aventurero, ¿qué diferencias y similitudes encuentras a la hora de gestionar equipos en una empresa y en una misión aventurera? ¿Cuáles son los elementos clave para poder gestionar personas eficientemente?  

Casi todo son similitudes a la hora de gestionar equipos en un entorno empresarial o en una expedición aventurera.  Quizás la diferencia principal es que si bien en la empresa existe la posibilidad de que un “jefe” pueda gestionar un equipo aunque sea con resultados medianos, en la aventura un “jefe” nunca funciona; allí sólo admitimos líderes.  El compromiso y el riesgo que comporta una aventura hace que ningún equipo pueda funcionar a base del ‘ordeno y mando’, sino por la motivación, la pasión, el compromiso, la gestión de los riesgos y la ambición de cada persona que, sumada a la de los demás, componen un equipo eficiente y de alto rendimiento.

Debería ser igual en el mundo empresarial, pero demasiado a menudo se ven “jefes” que no saben gestionar estas diferencias y motivaciones personales, y también se ven muchos miembros del equipo que no están realmente interesados en los objetivos del proyecto.

Para mí el elemento clave es que todos los miembros del equipo, a nivel individual estén realmente apasionados, interesados, motivados y comprometidos en el objetivo del grupo y de la organización (empresa o aventura).  Sólo así cada uno aportará la diferencia.  Sólo así cada persona y, en conjunto, aportarán lo mejor de sí mismos.  Sólo así se conseguirá tener equipos de alto rendimiento.  Sólo así se superarán los obstáculos inevitables en el camino.  Sólo así podrá haber una trayectoria a largo plazo, pues la gente será feliz en el proyecto porqué conectará con el objetivo.  Sólo así se podrá contar con los mejores, con personas de talento, pues si tenemos gente que trabajan sin pasión es que no tienen talento, pues si lo tuviesen de verdad, cambiarían de trabajo por uno que les motivase más o que les permitiese desarrollarse más como personas y como profesionales.

–          En tus aventuras, donde uno además se juega la vida, el liderazgo y la comunicación con el equipo son vitales, y mucho más, cuando la situación se vuelve crítica. ¿Cómo consigues transmitir a tu equipo los mensajes, de manera que todos mantengan la calma y actúen en base a tus directrices?  

Liderar en positivo, cuando todo va bien, cuando el equipo está conectado con su propósito y emociones, es relativamente fácil.  Pero cuando las cosas se ponen complicadas, incluso críticas, es cuando se demuestra realmente la capacidad de liderazgo del grupo tanto por el máximo responsable, como por parte de todos los miembros del grupo (auto liderazgo).  Allí la confianza en el líder tiene que ser casi absoluta, pero también el compromiso de cada persona.  Esto se puede transmitir de muchas maneras con mayor o menor éxito, pero el trabajo tiene que estar hecho antes.  Si no se ha conseguido crear el espíritu de equipo y el compromiso sincero con el grupo y el objetivo, antes de que lleguen las situaciones complicadas, difícilmente se podrá improvisar en ese momento.

Cuando llega un momento realmente crítico, cada miembro del equipo tiene que ser un radical en su faceta, porque de ello depende el éxito o fracaso tanto en superar ese obstáculo, como posiblemente para todo el proyecto.  Y en ese momento el líder tiene que saber apelar a ese propósito y compromiso vital que todos como grupo y cada persona como individuo, tiene con el proyecto.

–          El 4 de Enero de 2012 conseguiste uno de tus retos más reconocidos, cruzar la Antártida desde la costa hasta llegar al Polo Sur y todo ello, en total autonomía. De los 67 días que duró la expedición, 48 los pasaste completamente sólo, debido a una lesión de tu compañero que le obligó a retirarse. Al tenerte a ti como única compañía, ¿qué mensajes te dabas para no abandonar? ¿cómo fue la comunicación contigo mismo?  

Intentaba darme siempre mensajes positivos, pues si estando sólo y aislado en un lugar tan remoto no encajas todo positivamente, tu mente se puede destruir.

Pero mi comunicación conmigo mismo se centraba en estar bien conmigo, en ser amigo mío, en conectar con el propósito de mi vida y aquel objetivo concreto, en fomentar la ambición hacia mi proyecto, en reconocer que estaba absolutamente comprometido con él tanto por mi como por mi equipo que me había estado ayudando durante un año y medio para poder hacer aquella aventura, etc.

Fue una gran oportunidad para hacer también un viaje interior hacia mi ser, repasando mi vida, mi presente y visualizando mi futuro.  Hay gente que utiliza otras metodologías para conectarse a la vida y a su propósito: religión, meditación, etc.  Yo uso el contacto con la naturaleza y estas oportunidades de estar sólo ella y yo en comunión con la vida.

En este caso, y enlazando con la pregunta anterior, si no hubiese hecho bien los deberes antes de la expedición, y mi compromiso con el proyecto no hubiese estado bien trabajado y consolidado, no hubiese podido gestionar el hecho de quedarme solo.

–          Me ha sorprendido muy gratamente ver en tu página web como antes de hablar de tus éxitos alcanzados, hablas de tus fracasos. Haces visible aquello que cualquier persona querría que fuese invisible, el fracaso. Me parece una filosofía muy inteligente por tu parte. ¿Cómo gestionas el fracaso y sobre todo, qué importancia le das al hecho de comunicar y hacer público aquello que no has llegado a alcanzar?  

Es cierto aquello de que uno aprende tanto de sus victorias como de sus derrotas, pero lo primero que aprende es que las victorias son mucho mejores, eh!!

De todos modos, si uno pretende liderar su vida a base de asumir el liderazgo de cada uno de sus proyectos que, sumados, van componiendo la trayectoria vital, es imposible no asumir que los fracasos formarán parte esencial del viaje.  Si uno no está dispuesto a fracasar, nunca hará nada; pasará la vida en un entorno seguro, pero sin ningún interés y sin liderar ningún proyecto mínimamente interesante.

El fracaso lo gestiono a tres niveles:

1)       No conseguir el objetivo: Este es un fracaso relativo si estás convencido de que has hecho todo lo posible para conseguirlo.  Es el fracaso más dulce y menos importante.

2)       No luchar a fondo por el objetivo: Este es un fracaso muy importante, pues si uno dedica tanta energía, recursos y costes de oportunidad a intentar realizar un proyecto (cualquiera que sea en la vida), no puede hacerlo de forma superficial, y debe dar todo lo que esté en su mano para intentar conseguirlo.  Este es un fracaso realmente frustrante, pues uno reconoce que no estaba preparado para afrontar ese proyecto que, teóricamente, era tan importante para él o para una empresa.

3)       No iniciar un proyecto: Este es el peor fracaso de todos, aunque normalmente nadie habla de él porque no computa… claro, si no lo he ni empezado, parece que no haya fracasado; pero es terrible en el análisis personal sincero, pues significa que uno no ha tenido el valor de jugársela para hacer algo que, teóricamente, es muy importante en su vida.  Este es el fracaso que más me preocupa y que más intento que nunca se me dé.  Quiero vivir la vida que realmente quiero, y no quiero ser un cobarde que no se atreve a poner en marcha sus sueños por miedo a fracasar.

En la comunicación de los fracasos he evolucionado mucho.  Antes sólo comunicaba mis éxitos, y cuando fracasaba intentaba no hacerlo visible, o justificarlo con alguna excusa o argumentario razonable.  Ahora intento usar el fracaso tanto para aprender más a nivel personal, pero también para comunicarlo como algo de gran valor, tanto por el hecho en sí mismo, como por la manera de gestionarlo.  Y centrándome más en la parte de responsabilidad mía en el propio fracaso, que no en las circunstancias externas que puedan justificarme las razones para el fracaso.

–          Combinas tu actividad empresarial y aventurera con la impartición de conferencias. Tuve el placer de asistir a una de ellas y descubrí a un excelente comunicador, capaz de contagiar a la audiencia la motivación y pasión con la que hablas. ¿Has tenido que adquirir formación en comunicación, oratoria,… o es algo que te sale de manera innata?  

Tanto en mi vertiente como emprendedor, como en la vida de aventurero, siempre he dado mucha importancia a la comunicación, y de hecho, disfruto mucho escribiendo, disertando o dialogando.  Por ello, mis capacidades de oratoria, sean buenas o malas, vienen de una evolución natural.  Nunca me he formado para ello.  De hecho, a veces he leído algunas pautas básicas para preparar una conferencia, como pueden ser la parte de ensayo, pruebas grabándose en vídeo, etc. y nunca las he probado.  A mí me gusta organizar y ordenar la charla, lógicamente, pero dejarme llevar por la parte auténtica que sale de dentro de mí… nunca hago una conferencia igual.  Sé que el valor que aporto es combinar unos conceptos potentes que parten de experiencias vividas de verdad, en primera persona, y de una forma muy intensa; y no quiero comunicar como otros speakers que, si bien son grandes profesionales, lo hacen a partir de unos contenidos teóricos, muy buenos, pero que los podría explicar cualquier persona con buena capacidad de oratoria.

Para mí una cosa es escribir un libro o dar una clase formativa (bienvenida la teoría, las fórmulas, etc…) y otra cosa es una conferencia, que debería ser una experiencia entre el público y el orador, un compartir emociones en un momento muy intenso, íntimo y potente tanto para quien habla como para quien escucha.

–          Mucha gente teme hablar en público, ¿qué consejos les darías para ayudarles a enfrentar ese momento de manera exitosa?  

Que se alíe con ese miedo.  Ese temor le puede hacer fuerte.  Dominar ese miedo puede ser su gran reto personal, y cada vez que lo supere será un subidón que le hará crecer mucho como persona y, lógicamente, le hará mejor orador.  Yo ya tengo mucho rodaje y no me da miedo hablar en público, pero sí que siento mucha presión en algunas ocasiones (grandes eventos, entornos de gran promoción para mí, etc.); e intento usar esa presión para que sea mi aliada.  Así, cuanto más importante y cuantos más asistentes tiene un evento, más “me pone”, pues tendré la ocasión de afrontar un reto mayor, que me hará mejorar como ponente y como líder en general.

Esto es como en las aventuras.  Hay muchas situaciones que nos dan miedo.  Es imposible no tenerlo en determinados momentos de riesgo.   Si no lo sientes es una mala señal, pues significa que eres un temerario y que quizás no valoras realmente el peligro que entraña esa acción.  Y cuando sientes el miedo, tienes que hacer una elección: ¿Quieres que te bloquee, que te paralice, que te anule? o ¿quieres que te sirva para dar lo mejor de ti mismo y para maximizar tu atención y tus capacidades?

A un nivel más práctico, decirles que intenten pensar que están hablando con una o varias personas en un entorno pequeño.  Luego, ahí ya no importa si delante tienen a 30 personas o a 3000.  Están siempre hablando para ese grupillo de amigos, con confianza, con seguridad, con soltura.

–          A nivel profesional es muy importante trabajar la propia Marca Personal. En tu caso, cuando la gente escuche Albert Bosch, ¿qué calificativos te gustaría que se nos viniese a la cabeza?, es decir, ¿cuál quieres que sea tu marca personal?  

Me gustaría que cuando la gente escuchase mi nombre pensase que hay detrás una persona que asume el liderazgo de su vida, y que asume una actitud de liderazgo responsable ante la sociedad y el medio ambiente.  No quiero que piensen que soy un tío valiente porque he subido al Everest o he hecho el Dakar o he cruzado la Antártida en solitario, sino que piensen que soy valiente porque me comprometo en que mi vida tenga un sentido pleno para mí, en absoluta conexión con la conciencia y la responsabilidad de crear un futuro mejor para todos.  Y ese compromiso hacia el futuro lo canalizo hacia mi compromiso medio ambiental, porque si no nos implicamos todos de una manera radical y personal, seremos culpables de sólo perseguir nuestros sueños, sin importarnos un carajo lo que pasa con el futuro de nuestro planeta y de nuestra sociedad.

A mí me sería muy fácil tener una buena marca personal, basada en conceptos muy positivos y facilones como el esfuerzo, la superación, el ‘si quieres puedes’, etc… pero quiero ir un poco más allá, porque si bien todo ello es importante, lo más importante es gestionar el rumbo individual en absoluta conexión y compromiso con el rumbo de la sociedad y el medio ambiente.

Resumiendo, me gustaría que mi marca personal sea la de un “Aventurero comprometido con el liderazgo responsable hacia el futuro”

–          Tu frase:  

«No quieras que te valoren por lo que has hecho, sino por lo que eres capaz de hacer.»
 

Si te ha gustado esta entrevista y para ser el primer@ en enterarte de todas las noticias, entrevistas, artículos, consejos… publicados en PRUEBATE MAGAZINE.

¡Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín!.

índice

En el momento en el que te suscribas recibirás de regalo, a través de tu correo electrónico, el vídeo tutorial: “El saludo: el arte de dar la mano”, por Marina Fernández Estacio.

Más información.

ALBERT BOSCH: AVENTURERO Y EMPRENDEDOR, SUS DOS CARAS. Reviewed by on . [highlight bgcolor="#ffffff" txtcolor="#8224e3"]-          ¿Quién es Albert Bosch?[/highlight]    Soy una persona que vive la vida intensamente, inten [highlight bgcolor="#ffffff" txtcolor="#8224e3"]-          ¿Quién es Albert Bosch?[/highlight]    Soy una persona que vive la vida intensamente, inten Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top